Se fortalece oferta turística morelense con proyectos operados por mujeres

Destacan el Parque ecoturístico Piedra Rajada, ubicado en el municipio de Jantetelco y la Casa de la Mujer Campesina en Tlayacapan.


 
En Morelos, los proyectos turísticos integrados por mujeres fortalecen a este sector, por lo que desde la Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) se da acompañamiento y apoyo a este tipo de espacios, con el objetivo de promover la incursión y el liderazgo.
 
En este sentido, Abdiel Amirov Guerrero Rojas, coordinador de Desarrollo Turístico, puntualizó que derivado del interés del gobernador Cuauhtémoc Blanco en fortalecer a prestadores de servicios turísticos, especialmente a mujeres del ramo, se implementó un intenso proceso de capacitación para ayudar a enfrentar las afectaciones ocasionadas por la contingencia sanitaria.
 
En este proceso se logró estrechar vínculos con algunos proyectos como el del parque ecoturístico Piedra Rajada, ubicado en el municipio de Jantetelco, y la Casa de la Mujer Campesina, en Tlayacapan, completamente integrados y atendidos por mujeres morelenses.
 
Luis Enrique Ramírez Román, director general de Desarrollo de Productos Turísticos, detalló que desde la dependencia se ha acompañado a ambos grupos de mujeres para desarrollar y consolidar sus espacios como productos turísticos específicos y vincularlos con las diversas operadoras que trabajan con los destinos de la región.
 
Teresa Tadeo Barranco, del parque ecoturístico Piedra Rajada, indicó que el grupo se integra por 26 mujeres que personalmente atienden y operan el establecimiento ofreciendo servicios de cocina tradicional, hospedaje, atención a grupos y eventos, así como recorridos ecoturísticos y de senderismo en el Cerro del Chumil y las inmediaciones de la zona arqueológica de Chalcatzingo.
 
Aseguró que este proyecto turístico ha representado también una oportunidad de demostrar que las mujeres organizadas pueden generar ingresos económicos y promover el desarrollo social de su comunidad.
 
Por su parte, Hilda Manzanares Martínez narró que en el caso de la Casa de la Mujer Campesina tiene su origen en el año 1980, cuando un grupo de 13 mujeres de Tlayacapan iniciaron con diversos proyectos productivos, quienes lograron consolidar a través de los años este espacio.
 
Apuntó que el espacio es operado por mujeres de diversas edades, incluso de la tercera edad, para atender a grupos, ya que cuenta con instalaciones para talleres, seminarios, ceremonias y descanso.
 
De igual manera, ofrecen servicios de cocina tradicional, hospedaje, temazcal, masajes, enseñanza de medicina tradicional y herbolaria; así como recorridos por la zona boscosa, la cual se caracteriza por espectaculares paisajes.
 
Hilda Manzanares explicó que la Casa de la Mujer Campesina se ha convertido en una fuente generadora de empleos, ya que cuando reciben grupos grandes contratan a las personas de la comunidad de San José de los Laureles como apoyo.

Te puede interesar