Presentan avances del Programa Estatal de Apoyo con incentivos para reactivación económica y fomento agrícola

Son 205 familias que han recobrado e incrementado su capacidad de autoproducción de alimentos.

Luego de que el gobernador Cuauhtémoc Blanco, firmara en el mes de octubre del 2020 el convenio de colaboración entre el Gobierno de Morelos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD México) para llevar a cabo el programa estatal de apoyo con incentivos para reactivación económica y fomento agrícola, se presentaron los resultados obtenidos en los primeros 10 meses de trabajo.

Este programa tiene cuatro ejes de acción: seguridad alimentaria, acceso al agua para la producción, fortalecimiento organizativo y productivo al sector frutícola y de nopal. La operación del proyecto la realiza PNUD México, en forma conjunta con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro), que encabeza Katia Herrera Quevedo, en representación del Gobierno del Estado.

Los trabajos se llevan en 17 comunidades de los municipios de Atlatlahucan, Hueyapan, Huitzilac, Ocuituco, Tetela del Volcán, Tlalnepantla y Totolopan.

Durante los primeros meses de operación, se efectuó un diagnóstico de afectaciones por la COVID-19 y necesidades de la población, entrevistando a productores, grupos y comunidades a atender. Se detectó que el 78 por ciento de 11 mil 600 familias habían perdido una parte de sus ingresos, además 67 por ciento tuvieron que recibir a uno o más de sus parientes (que habían emigrado a las ciudades) luego de que éstos perdieron sus empleos al inicio de la pandemia.

La entrega de subsidios y el trabajo realizado por el Programa en las comunidades de los Altos de Morelos ha superado las metas establecidas a la fecha, ya que son 205 familias que han recobrado e incrementado su capacidad de autoproducción de alimentos.

Además, se implementaron 26 ollas de geomembrana para apoyar el riego estratégico en la producción frutícola, que incrementará la productividad del mismo número de empresas rurales familiares, incluyendo cultivos de aguacate y más de otros 10 frutales diversos. Estos, junto con el nopal, comenzarán en este año a certificarse como calidad orgánica para alcanzar mejores precios.

Durante la reunión sostenida por el equipo de trabajo del Programa, funcionarios de Naciones Unidas y la titular de la Sedagro, se trataron temas de mercado, impactos positivos ambientales y beneficios específicos para las mujeres rurales participantes.

En relación a la seguridad alimentaria, se han impartido 32 capacitaciones con un enfoque de producción sostenible, disminución de costos y aumento de la productividad; la creación de 60 bosques de alimentos; entrega de 145 paquetes de aves de postura; y plantación de 250  árboles de neem para la fabricación de plaguicidas.

Posteriormente, se realizó una visita a la parcela de Leonardo Rodríguez, productor de aguacate de Tetela del Volcán, con el objeto de conocer el manejo agroforestal de su explotación, tener un intercambio de experiencias con productores de aguacate y nopal, donde se comentaron los avances del proceso de constitución de empresas sociales, así como  el proceso de comercialización.

Por último, en Huecahuasco, municipio de Ocuituco, se recorrió una parcela en la que se construyó un bosque de alimentos con un biofiltro para la recuperación y tratamiento de aguas grises, que servirá posteriormente para el riego de la misma parcela.

Durante la presentación de los resultados obtenidos en los primeros 10 meses de trabajo estuvieron Edgar Rafael González González y Xavier Moya García, de la oficina del PNUD en México; así como Robert Young y Luis Efraín Guadarrama Chagoya, de Biointegra A.C., quienes coordinan la operación del programa en campo.

Asimismo, Prisciliana Espina Pérez, directora general del Fondo de Fomento Agropecuario, Planeación y Evaluación; y Leivi Clara Portugal Luna, directora general de Ganadería y Acuacultura de la Sedagro.

Te puede interesar