Mantiene Sedeso acompañamiento a proyectos productivos de mujeres jefas de familia

  • Integrantes de “Snack Diniiz” reconocen el apoyo de la dependencia para consolidar su negocio

A través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), el Gobierno de Cuauhtémoc Blanco brinda acompañamiento permanente a los grupos beneficiados con el Programa de Impulso Productivo Comunitario 2020, el cual tiene el objetivo mejorar los ingresos de mujeres jefas de familia.

En la comunidad de Panchimalco, municipio de Jojutla, Esmeralda Pacheco Cadena, Gisela Hidalgo Pacheco y Anayeli Navarro Loeza, abrieron un lugar de alimentos llamado “Snack Diniiz”, donde se venden chamoyadas, waffles, frappes entre otros antojos; a pesar de las adversidades por la pandemia del coronavirus SARS- CoV-2, mantienen la esperanza y el compromiso de consolidar su actividad económica.

Detrás del mostrador, y mientras prepara un wafle de fresas, Esmeralda Pacheco aseguró que en todo momento han tenido el respaldo de la Sedeso; en diciembre del año anterior les entregaron el apoyo económico –a comprobar- con el que compraron parte del equipo y materia prima para iniciar la venta.

En seguimiento al capital otorgado, personal de la secretaría acudió a verificar que se haya utilizado de manera correcta; y constantemente, vía telefónica monitorean el avance.

Con respecto a que las autoridades gubernamentales están al pendiente de su actividad, la mujer emprendedora aseguró que se sienten muy apoyadas: “no nos dejan, y así le echamos más ganas” al trabajo.

Las tres tienen el sueño de crecer y que en un futuro a corto plazo, “Snack Diniiz” se convierta en una cafetería; siempre trabajan duro, aunque algunos días las ventas son buenas y otros no tanto, pero “no perdemos la fe”, puntualizó.

El empeño por salir adelante lo han demostrado desde el inicio, cuando al intentar inscribirse al Programa de Impulso Productivo Comunitario 2020, en la ventanilla de su municipio les dijeron que ya no había cupo; en ese momento, decidieron ingresar la documentación de manera directa a la Sedeso.

Cuando recibieron la notificación de que su propuesta resultó beneficiada “no lo podíamos creer, estábamos muy emocionadas, porque es la primera vez que participamos”, comentó la jefa de familia.

A seis meses de haber iniciado este sueño, confían en que con el avance a color verde del semáforo de riesgo epidémico, la nueva normalidad favorezca el crecimiento de su pequeña empresa.

Te puede interesar