Llama Asuntos Religiosos a ser corresponsables y evitar fiestas patronales que pongan en riesgo la salud de la gente

De acuerdo a los lineamientos, el semáforo de riesgo COVID-19 en color amarillo, las iglesias y los templos en Morelos podrán tener una capacidad del 50 por ciento.

La dirección general de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobierno, que encabeza Luis Héctor Herrera López, reconoce la determinación que se tomó de cancelar la Feria de Tlaltenango en el municipio de Cuernavaca, toda vez que la prioridad es y debe ser la salud de la ciudadanía.

Lo anterior, al sostener una reunión  de trabajo con Alfredo Rodríguez, ayudante municipal de Tlaltenango, a quien expuso que desde el  inicio la pandemia, en los centros religiosos y templos de Morelos se trabajó de acuerdo al semáforo de riesgo COVID-19.

En ese sentido, dijo que de acuerdo a los lineamientos marcados por los gobiernos federal y estatal en el semáforo de riesgo COVID-19 en color amarillo, las iglesias y los templos en Morelos podrán tener una capacidad del 50 por ciento.

Herrera López señaló que se vive una situación de emergencia por el coronavirus COVID-19, por lo que es importante mantenerse en casa y aplicar el Escudo de la Salud.

Indicó que  las medidas de seguridad continuarán aplicándose, toda vez que el interés del Gobierno estatal es anteponer la salud y seguridad de las familias morelenses.

Por último, el funcionario solicitó  a las asociaciones y agrupaciones religiosas ser corresponsables y no bajar la guardia, para salvaguardar la vida e integridad de las y los ciudadanos.

Te puede interesar