Exponen beneficios y afectaciones del fuego en incendios forestales

Continúan las actividades de Junio, “Mes del Medio Ambiente”.

¿Cuándo el fuego es benéfico y cuándo dañino?, fue la interrogante que respondió de manera amplia el director del Centro Estatal de Emergencias y Contingencias Ambientales (CEECA), Raymundo Rosales Martínez, de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), durante la conferencia virtual “Incendios forestales y sus consecuencias”.

En la actividad, que es parte del proyecto construido en la SDS con el que Morelos se adhiere al inicio del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas propuesto por el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA), el funcionario estatal comentó que el fuego es benévolo dependiendo de la situación particular de cada ecosistema y sus condiciones.

“En aquellos sitios donde hay pinos, para que el fuego cumpla su papel benéfico pudiera ser si se presentan incendios forestales cada diez años, por ejemplo. Sin embargo, si cada año se quema el ecosistema, tiende a no recuperarse aunque adquiera cierta resistencia por la adaptación que ha tenido al fuego”, refirió.

En este sentido, Raymundo Rosales explicó que el fuego bueno es aquel que permite que un ecosistema se mantenga de manera natural; como ejemplo expuso el caso de Morelos en zonas de bosque donde principalmente hay pinos, a diferencia de aquellos ecosistemas de selva baja caducifolia donde los incendios no son buenos pues la vegetación no está adaptada al fuego.

“El fuego permite la restauración de la belleza natural, la reintroducción de especies deseables, que son especies de ese ecosistema; evitan incendios catastróficos y protegen el patrimonio, mejoran la biodiversidad y reducen costos para el combate de incendios forestales”, añadió. 

En contraparte, el director del CEECA comentó que el fuego es malo cuando sus regímenes son alterados, principalmente por actividades humanas (en un 90 por ciento, aproximadamente), poniendo en peligro poblaciones, bienes y propiedades con costos económicos para los gobiernos estatal, federal y municipal; además de los ejidos y comunidades que destinan recursos para cubrir las jornadas de trabajo, combustibles, alimentación, herramientas y gastos directos para combatir el fuego.

Además de daños a la salud para los combatientes de incendios forestales como para la misma sociedad, pues, las grandes concentraciones de humo repercuten en la calidad de vida y salud de los habitantes.

A ello, Rosales Martínez indicó que se suman la pérdida de recursos forestales, estratos de plantas productivas y fauna, costos para la restauración de los ecosistemas, emisión a la atmósfera de partículas de gases de efecto invernadero, impacto en los servicios ambientales como calidad del aire, cantidad y calidad de agua, perdida fauna, flora, entre otros.

Por último, precisó que Morelos seguirá trabajando en la capacitación, prevención y combate de incendios forestales a través del Programa Estatal de Manejo del Fuego con las instituciones que conforman el Mando Unificado de Incendios Forestales encabezado por la SDS y conformado por la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y Coordinación Estatal de Protección Civil Morelos (CEPCM).

La SDS hace una invitación en general a seguir participando en las actividades que se tienen preparadas en la semana del 14 al 18 de junio, Mes del Medio Ambiente, donde se realizarán jornadas de reforestación, exposiciones fotográficas, conferencias, lanzamiento de la convocatoria para la Cumbre Infantil Morelense por el Medio Ambiente (CIMMA) 2021, entre otras acciones. Para consultar el calendario completo las y los interesados pueden ingresar al sitio www.sustentablemorelos.com.mx

Te puede interesar