Destaca SDS importancia de contar con programas de desarrollo urbano para el cuidado del agua

El crecimiento irregular de la urbanidad afecta los ríos, barrancas, bosques y áreas naturales que sirven de recarga. 

En el marco del Día Mundial del Agua, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) enfatizó en la importancia de reforzar la sinergia, los esquemas de monitoreo y la vigilancia del crecimiento de las ciudades para evitar que estas afecten barrancas, bosques de agua y mantos acuíferos de las que depende el suministro de agua para consumo humano.

En ese sentido, autoridades de la SDS coinciden con el académico de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Valentino Sorani Dalbon, quien coordinó la zonificación geográfica sobre el clima, agua y suelo en el libro La Biodiversidad en Morelos Estudio de Estado 2, en coordinación con la Comisión Estatal de Biodiversidad (Coesbio).

Al respecto, Sorani Dalbon señaló la responsabilidad que tienen los municipios de crear y aplicar los instrumentos como los programas de ordenamiento territoriales y sus reglamentos, sobre todo en estos tiempos de pandemia por el virus de COVID-19, donde la disponibilidad del agua es imprescindible en el aseo y así mantener aislada la cadena de propagación o contagio.  

“Cada vez más la extracción del agua se realiza de acuíferos profundos y atrás ha quedado la percepción de que los mantos se recargaban del agua de lluvia por ejemplo. Por eso es importante hacer valer los instrumentos que protegen las reservas estatales como las áreas naturales protegidas y los cuerpos de agua”, manifestó.

Asimismo, el académico indicó que es fundamental fortalecer la vigilancia en las zonas urbanas, donde se ha detectado un crecimiento irregular a través de edificaciones que carecen de licencias de construcción o que han sido otorgadas a pesar de que está prohibido.

Detalló que la implementación de drones, por ejemplo, puede ayudar a tener un registro histórico y en tiempo real del estado que guardan las áreas naturales protegidas donde no se permiten asentamientos humanos, construcciones o cambios de uso de suelo; así como en las barrancas que poco a poco son invadidas.

“También hay que evitar actividades industriales, agrícolas o de construcción, por ejemplo que no sean posibles de acuerdo a la disponibilidad de agua que exista en el acuífero para que le lleven a cabo, porque, finalmente ello contribuye a que la disposición sea menor en colonias y ciudades”, acotó Sorani Dalbon.

El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, encabezada por Constantino Maldonado Krinis, mantiene su compromiso de trabajar a favor de un Morelos limpio y sustentable que mantenga las características de calidad del agua, aire, biodiversidad y clima inigualable.

Te puede interesar